divendres, 26 d’abril de 2013

Jefferson Airplane "Surrealistic Pillow" (1967)


És fascinant el poder que té la música en transportar-te a altres llocs o a altres èpoques; inclús, a vegades, et fa sentir nostàlgia d'una època que mai has viscut, i això precisament és el que em passa a mi quan escolte als Jefferson Airplane, especialment amb el seu disc més emblemàtic, el meravellós Surrealistic Pillow. És escoltar els primers acords de "She Has Funny Cars" i agafar una màquina del temps que em transporta directament als dies del poder de les flors, Woodstock, la marihuana i el LSD.

Què gran disc... el pop rock psicodèlic roça la perfecció amb cançons com "My Best Friend", "Today", "Comi'n Back to Me", "3/5 of a Mile in 10 Seconds" o "D.C.B.A.-25". Menció especial per a l'immensa i exitosa "Somebody to Love" i la meva preferida, eixa peça psicodèlica inspirada en el surrealisme del conte de "Alicía en el País de las Maravillas": "White Rabbit"; cantades les dos per la bellíssima i gran cantant Grace Slick, foren dos dels principals himnes del moviment hippy, la classe de cançons que marquen època.

Per al que subscriu, Surrealistic Pillow és un dels millors àlbums de rock psicodèlic que s'ha pogut tirar a l'orella, un treball plé de meravelloses cançons que olen a pau, llibertat i, per suposat, a marihuana. 

Encén una barreta d'encens, punxa el "Surrealistic Pillow, i, durant poc més de 30 minuts, el món serà molt millor per a tu.


dimecres, 17 d’abril de 2013

La recent visista de Los Enemigos a Castelló comentada en Rock On.


La "revuelta enemiga" ha passat per terres castellonenques, i servidor no s'ho anava a pedrer.

LOS ENEMIGOS Sala Opal, Castelló (23-03-13)


Había muchas ganas de verlos. Después de más de diez años sin pisar los escenarios, y un año más o menos desde el anuncio de "la revuelta enemiga", por fin servidor ha podido asistir a uno de sus shows; y, amigos, la espera ha valido la pena, ya lo creo que sí. Desde que Josele se marcó el riff de la inmortal "John Wayne" hasta ese contundente final con "Alegría", lo vivido esa noche en Castellón fue un sinfín de sensaciones, vivencias y recuerdos. Puede que al principio la audiencia estuviera un poco fría, quizás la extraña sala en la que tocaban (más parecida a un salón de comuniones que a otra cosa) influyera, pero pronto se caldeó el ambiente: la magia de esa maravillosa banda volvió a brotar y su Rock & Roll, auténtico y visceral, nos volvió a volar la cabeza. Los allí presentes nos dejamos las cuerdas vocales cantando todas esas canciones que llevamos muy adentro, amén de una banda que disfrutó en todo momento, dejándose la piel sobre las tablas durante más de dos horas y destilando Rock & Roll a destajo. A Josele, Fino, Chema y Manolo, el paso de los años les ha sentado de maravilla: puede que en el escenario no se muevan tanto como antaño, pero se han vuelto más profesionales, mostrando cada uno de ellos una solvencia asombrosa. Parece ser que la banda se lo está pasando en grande en esta reunión y les ha entrado el gusanillo de grabar nuevo material; esperemos que así sea, y que esté a la altura de su leyenda, que no es poca. 

dijous, 4 d’abril de 2013

Ressenya de "Gold Against The Soul" dels Manics en Rock On.


Fa poc vaig fer una ressenya d'un disc molt important per a mi, i que fa temps ja li vaig dedicar unes línies per ací,  com és el "Gold Against The Soul" de Manic Street Preachers, en la sempre fantàstica web Rock On. 

M'agradaria compartir-la amb vosaltres per ací, perquè es tracta d'un disc que mai em cansaré de recomanar.

Gold Against The Soul (1993) Manic Street Preachers (Columbia)


Cuando se habla de las grandes bandas de los 90 nunca se suele citar a los Manic Street Preachers, pero algunos los consideramos uno de los grupos más especiales de aquellos años. Estos chicos hicieron cosas muy interesantes en el pasado: álbumes como "Generation Terrorist" (1992) o "The Holy Bible" (1994) son verdaderos discazos, llenos de buenísimas canciones; pero para el que suscribe, esta banda tocó techo con "Gold Against The Soul" (1993), uno de los grandes discos más olvidados de la última gran época del rock & roll. En este excelente trabajo se reúnen todos los elementos que hicieron que esta banda fuese tan grande, elementos que, lamentablemente, irían perdiendo en trabajos posteriores, inclinándose más hacia un Pop muy mainstream: aguerridos riffs y solos de guitarra cercanos al hard rock, melodías preciosas, emotivos medios tiempos, toques de rock alternativo, gotas de oscuridad, exquisitos arreglos orquestales en algunos cortes… y, por supuesto, unos excelentes textos nacidos de la extraña mente del desaparecido y añorado Richey James Edwards, hacen de este álbum algo muy especial. Y es que es imposible resistirse a canciones tan mágicas como "Sleepflower", "From Despair To Where", "La Tristesse Durera", "Life Becoming A Landslide", "Drug, Drug, Druggy" o "Roses In The Hospital", donde el rock duro y el pop de calidad se daban de la mano de una forma única, nunca antes vista. Sí, amigos, puede que este álbum no tenga la repercusión de obras como "Superunknown", "The Southern Harmony and Musical Companion", "Dirt" u otros grandes discos de aquellos años, pero algunos siempre lo tendremos en un lugar privilegiado de nuestro corazón. Manics forever!!